La primera emprendedora en Belleza Capilar «Martha Matilda Harper»

Red de franquicias minoristas

Una ex criada desarrolló un influyente régimen de belleza e innovó en las prácticas comerciales cuando creó el primer sistema de franquicias de salones de propiedad independiente en los Estados Unidos y Europa.

Martha Matilda Harper era emprendedora y experta en belleza. Ella nació en una familia de clase trabajadora en Ontario, Canadá, el 10 de septiembre de 1857. Cuando tenía siete años, su padre la obligó a servir como empleada doméstica en Rochester, Nueva York. Al igual que otra empresaria de belleza, Sarah Breedlove Walker, Harper trabajaría durante años como empleada doméstica antes de ser independiente.

Régimen de belleza
Harper sintió que los químicos en el champú para el cabello y otros productos eran más dañinos que buenos. Desarrolló su propio tónico para el cabello en su tiempo libre y eventualmente ahorró lo suficiente como para abrir su Harper Method Shop en 1888. Usó su propio cabello hasta el suelo como un anuncio de su método de belleza, que encerraba la idea de higiene y nutrición. Harper inventó la primera butaca reclinable e inició el concepto del «salón» profesional. Anteriormente, los peluqueros visitaban a los clientes en privado, en sus hogares.

La franquicia
Quizás el mayor logro de Harper fue desarrollar un sistema de franquicias en 1891. Ella creó una red de salones que ofrecían servicios y productos duplicados. Cada salón estaba dirigido por una mujer entrenada en el «Método Harper» de belleza, pero los franquiciados tenían sus propios salones. Harper inspeccionó las franquicias, brindó capacitación y seguros grupales, y los apoyó con campañas publicitarias mundiales.

Clientela estrella
En el apogeo de su éxito, los salones de Harper sumaron más de 500, junto con una cadena de escuelas de capacitación. La popularidad del Método Harper fue confirmada por una ilustre clientela que representaba a la élite política y cultural de Estados Unidos: Woodrow Wilson, Susan B. Anthony, Calvin y Grace Coolidge, Jacqueline Kennedy, Helen Hayes y otros.

Legado de negocios de franquicias
Harper se casó con un hombre 24 años menor que ella en 1920, y administraron el negocio juntos durante 15 años, hasta que Harper se retiró a los 78 años y le pasó el control. Cuando Harper murió en 1950, sus salones habían disminuido un poco en número, pero su reputación como experta en belleza y como empresaria seguía siendo fuerte. Hoy en día, los negocios de franquicias son ubicuos en el panorama minorista estadounidense yen varios otros lugares del mundo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *